Discurso como Mujer Empresarial del año 2008


Buenas noches a todos. Agradezco la presencia del señor Vicepresidente de la República, señora Primera Dama y demás personas que nos acompañan. Con especial agradecimiento, reconozco el papel de mi hijo Santiago, gran maestro en mi vida; a mi papá, un hombre de honor, ejemplo de vida y fuente de fortaleza; a mi mamá, que me dio la vida y ha sido ejemplo de madre presente. Hace unos días, cuando recibí la llamada de Ana Graciela López, presidenta del Comité de mujeres empresarias de la Cámara de Comercio, que me decía que había sido elegida como líder empresarial del año, no lo niego, sentí una emoción diferente a la que suele sentirse normalmente ante una noticia. Me emocioné y retrocedí el tiempo para llegar a las diferentes oportunidades que me ha dado la vida, las mismas que me tienen hoy aquí. Me pidieron una hoja de vida, la cual nunca había escrito. Fue así como me di cuenta de que he llegado a todos esos sueños que desde pequeña me he trazado; que la perseverancia ha sido mi acompañante, y que con ella he logrado superar los tropiezos, los obstáculos y las diferencias. A lo largo del camino de mi vida he aprendido que aparecen personas que dejan huella, que marcan el camino dejándonos el regalo de la enseñanza, son una fuente de aprendizaje. Pero también aprendí que, así como llegan algunos, otros se van, y que la mejor forma de decir adiós, es a través del agradecimiento y el respeto. La vida nos da la oportunidad de caer, y en esa oportunidad se encuentra el valor de levantarse. No cabe duda, he caído y me he levantado haciéndole frente con actitud positiva, y con el apoyo y ayuda de los que me han acompañado. He tenido dominio propio para no distraerme de mi objetivo por cumplir. Sé que cada puerta que se me ha abierto, grande o pequeña, siempre la he dejado abierta hablando con la verdad y siendo yo misma, sin importar con quién o dónde esté. Son las puertas abiertas las que con la confianza que uno ha demostrado, abren caminos después. De lo que me hace vivir en paz, es creer que cuando tengo duda de algo, mi camino siempre ha sido consultar mis planes con Dios. Él es mi guía y mi luz en cada plan y propósito que tengo en todo y para todo. Cuando me preguntaban cómo distribuyo mi vida familiar con la profesional, solo puedo decir que tengo prioridades en el manejo de mi tiempo, vivo estos aspectos de mi vida como los rieles de la línea del tren; cada uno tiene su lugar y no pueden ni deben juntarse. Cumplo mis objetivos tomando conciencia del presente, para no distraerme, porque al tomar conciencia, sé que tengo un factor de cambio profundo que me hace realizar las cosas y no quedarme de pensamiento en pensamiento. Vivo, hago lo que me gusta con gozo, y trato siempre de dar lo mejor de mí. Respeto mi tiempo de soledad y silencio, para oír mi voz interior y aprender a conocerme mejor. Hoy estoy convencida de que cada experiencia que uno tiene, no es buena ni mala, simplemente es una oportunidad de crecimiento y aprendizaje para el alma. Hay que tomarla con actitud positiva y saber que Dios tiene un plan perfecto para todo. Cuando se camina en FE, se camina tomando conciencia, paso a paso, de que el dolor de hoy, es la experiencia del mañana. Tenemos que seguir caminando con entusiasmo y gozo, para llenar las expectativas de nuestro espíritu de servicio, y así cumplir los objetivos e ilusiones futuras.

Puedo decir que a Dios le debo mi vida, y por ello me debo a Él, para servirlo y amarlo con mucho agradecimiento, en donde me necesite con mi prójimo. Mujer, viva y goce su vida. Sea agente de cambio para el bienestar de su propia vida, de su familia, de sus hijos y su comunidad. No sea esclava de las estructuras sociales o religiosas, crea en usted misma, ámese; crea en lo que su fuerza interior le dice. Sea libre de creer y aprender, confíe en ello. Es de sabios saber que, el que más enseña es el que más aprende. Enseñe sin límites. Escuche siempre su voz interior, la voz de la intuición que siempre tiene la razón. No se detenga, sueñe y siga soñando, siga creyendo en sus sueños, porque teniendo ilusiones se tiene vida. Buenas noches a cada uno de los presentes, y gracias por este honor que hoy recibo. Gracias.

9 vistas

Entradas Recientes

Ver todo