A vivir cada momento con autenticidad, amor, alegría y sirviendo

Mayra Gabriel



Hace unos días, publiqué un post donde iba caminando en un bosque, e hice una analogía sobre ir dejando huella en el camino recorrido. Me llamó la atención la respuesta tan bonita que tuvo. Sí le digo, cuando siento algo, esté donde esté, sin importar el lugar, le hago caso a mi intuición y lo que siento, lo transmito. Surge al natural y con las ocurrencias que me van saliendo; obviamente, aprovechando información que he ido aprendido en mi recorrer de vida.

La autenticidad, el optimismo y simpleza con la que me salen algunos posts, siento que es parte de transmitir quién y cómo soy. Definitivamente, fiel a mí misma. Para comunicar tragedias, están otros. Lo que me he propuesto es compartir lo que aprendo, porque enseñando, aprendo más. Oír, leer, aprender, observar, reflexionar, platicar con otras personas, me permite expandir mi mente y, así, ganar más conocimiento. Gracias a ese tipo de aprendizaje he elegido tener estos hábitos como parte de mi crecimiento. Quiero seguir aprendiendo, y eso lleva tiempo y dedicación, pero es parte de mi existencia el no quedarme de brazos cruzados y seguir adelante expandiéndome.

Hay tanto del día a día para compartir, pero algo de lo que más me gusta contarle, es sobre los sentimientos que se tienen sobre nuestro paso por este mundo terrenal y cómo todo pasa como tiene que pasar, y cómo llegan a nuestro lado grandes maestros de vida. Aprender esto y entenderlo toma su tiempo. Enfrentarse a uno mismo lleva su valor, coraje, y es parte del crecimiento personal que es importante lograr.

Platicando con un amigo, me decía que él no cree en la reencarnación. Que cuando uno se muere, pues se muere y todo termina. Yo no pienso así. Yo sí creo en la reencarnación y en el crecimiento del alma. Le hacía la comparación de personas opuestas como la Madre Teresa, Gandhi, Nelson Mandela, por un lado, con Osama Bin Laden, Fidel Castro o Hitler, por otro lado. Es cierto, en ambos grupos hay personajes que son maestros si queremos aprender de ellos. La bondad y el amor contra el resentimiento y el odio, por el otro lado, son grandes oportunidades para ubicarnos y saber cuáles son nuestras convicciones. Estoy segura de que tanto unos como otros, nacieron sin sentimientos de odio ni rencor, pero, en el camino de su vida, eligieron lo que eligieron vivir, por sus propias circunstancias y oportunidades de aprender y crecer con o sin amor. Que la vida le enseñe a cada uno y así pueda elegir por dónde y cómo quiere vivir.

Tener la oportunidad de vivir, de ser auténtico, de amarse a uno mismo, de respetarse y vivir siendo consciente y a la vez coherente es maravilloso. Nadie puede dar lo que no tiene en su interior. Cada día que termina lo vivimos disfrutando realmente con lo que queríamos hacer y decir, o dejamos que alguien más direccione nuestro mundo. Terminé de ver la serie coreana que se llama “El afecto del rey”, me encantó. El mensaje, la vida y actuación de varios de los personajes, realmente transmitió lo que es el amor verdadero, la traición, el control, el deseo de poder, y tanto que existe entre los seres humanos. Al final, todos siguen siendo maestros de vida, y depende de cada uno si aprovecha las oportunidades y a esos maestros, que pueden ser fugaces, como algunos hijos, que solo vienen al mundo terrenal por poco tiempo o a los que nos dejan tanta huella como nuestros padres o personajes que se mantienen a nuestro lado y, de los que seguimos aprendiendo. Sería bueno que cada uno aprenda su propósito de vida cuando le toca, si así lo decide, y cuando tiene la oportunidad y elige aprovechar las oportunidades de aprendizaje.

Cada lágrima que derramamos cuando un ser querido parte, es simplemente, todas esas expectativas que ya no podremos realizar con ellos. Es cierto, y no lo niego, la ausencia física es terrible, pero cuando tenemos un montón de buenos y grandes momentos de alegría con los que se adelantan, eso siempre va a predominar para tener recuerdos que nos saquen risas en vez de lágrimas de dolor, así que a vivir cada momento con autenticidad, amor, alegría y sirviendo.-

18 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo