Fin de semana para recopilar

Mayra Gabriel



Este es un escrito que escribí hace varios meses y que hoy le comparto, un escrito que ya ha tenido sus creces, pues mi libro “Jueves con Mayra” tomo 1 ya salió publicado y está tanto en Amazon como en Kindle, y sigo adelante trabajando para que pronto vea la luz el tomo 2. Un escrito que escribí hace mucho pero que sigue vigente, espero que se lo disfrute.

Desde hace varias semanas estoy trabajando en recopilar y organizar escritos que he publicado en el transcurso de mi vida. La mayoría expresa sentimientos que llevo dentro, aprendizajes que he tenido la oportunidad de recibir, y no digamos el entender que toda crisis es una gran oportunidad de crecimiento. ¿Qué hacer con lo que uno aprende? En mi caso, aprendí que todo lo que se aprende hay que compartirlo. Algunos de ellos me los han publicado en los periódicos guatemaltecos. Y otros, pues se han quedado en mi cartapacio que he llamado “Vivencias, Experiencias y Sentimientos”. Guardaditos y ahora listos para salir a la luz. Así que con esta tecnología del siglo XXI y personas que van al día con esto, pues me están asesorando de cómo hacerlo, como mi amiga Claudia Vásquez Alarcón, allá cerca de Barcelona, donde vive.

Elegí este fin de semana para recopilar y ordenar los artículos, junto con algunas fotos, que se van a publicar muy pronto en mi página web, ¿qué tal? Para mí está siendo muy importante darme cuenta cómo en el transcurso de escribir y expresar lo que me vibra en el alma, mi forma de hacerlo ha ido mejorando. No soy ninguna escritora profesional ni mucho menos. Leo, leo mucho y hay veces que allí me voy fijando y me voy dando cuenta cómo suena mejor expresar lo que se quiere. O, al menos, cómo a mí me gusta un tipo de lectura más que otro. ¿Le pasa esto a usted? Pero también agradezco un montón cuando mi amigo Fernando García me da sus observaciones e indicaciones, qué sí y qué no es preferible hacer cuando se escribe. Definitivamente soy muy narrativa.

Estoy en un lugar maravilloso, siempre me imaginé escribir desde donde lo estoy haciendo ahora. Es mi refugio. Es mi casa de campo que me ha llenado de maravillosas vivencias durante tantos años. Lugar que a la fecha ha envuelto el sentimiento de alegría y tristezas a muchas personas por lo que aquí hemos vivido y compartido. Ahora ya es una realidad lo cómoda que estoy inspirándome con esta linda vista y haciendo los folders correspondientes.

Estoy, como dirían algunos, sola, físicamente hablando. Pero no, siempre me acompañan mis perros adoptados, la Negra y la Chispa, los pájaros cantores, el viento fuertísimo que suena y resuena en las ventanas. La paz que siento al ver la maravillosa vista que tengo. El único e incondicional personaje que vive y cuida mi lugar. Pues sola, como lee, nunca estoy porque, además, la compañía de mi Señor Dios me dice qué sí y qué no. Me dicta lo importante de seguir mi intuición, de abrir más mi consciencia y de sentirme más que bien con ello. Y lo que siento delicioso es estar conmigo. Esos momentos donde elijo estar en silencio, donde mi mejor compañía en medio de la naturaleza que me cobija es estar conmigo misma.

El atardecer de hoy terminó. Ahorita ya la noche entró y seguiré mañana. Estoy ilusionada. Estoy organizada. Me encanta ver cómo he tenido diferentes etapas en mi vida en donde ha sido más fácil expresar lo que siento y aprendo, que en otras.

Leo hoy, en lo que he escrito en años, lo importante de aprender a amarse, a ser uno mismo, de saber que somos donadores de órganos. Saber que la muerte de un ser querido se supera viviendo y sintiendo el duelo que se debe, enfrentándolo. Que los años de trabajo profesional tienen un límite, pero lo importante es dejar huella en todo lo que se hace con amor. Y así, muchos temas que me ha encantado compartirle. Seguiré, este y otros fines de semana, recopilando y ordenando lo que espero pronto pueda leer y comentármelo.-

2 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo