Hasta algún día Patrisha

Almorzando las amigas “miercoleras”, el viernes 18 de mayo de 2007, después de despedirte con honores y dejarte rodeada de muchísimas flores, en el Cementerio Las Flores, por tu partida prematura a causa de una aneurisma, les preguntaba si tú sabrías lo que la gente te quería y admiraba. Fue una respuesta inmediata, ¡¡estamos seguras de que sí!!


Patrisha, así me gustaba llamarte, a pesar de que todo mundo te decía Patsy. Quiero decirte que, al irte, se va una gran amiga. Una amiga con quien, desde nuestra infancia, compartimos vivencias y experiencias, buenas y malas, alegres y tristes. Recuerdos que quedarán en mi ser, con mucho agradecimiento. Y vaya que tengo muchísimo por qué agradecerte. Al irte, se va la persona que no juzgó, que no condenó, que siempre estuvo.




Fuimos como un libro abierto, con esos principios que no tan fácilmente encontramos en los amigos . . . la confianza y la verdad.

Al irte, se va mi amiga con quien compartí tanta emoción por la vida y el amor. Esas risas y lágrimas que nos envolvieron en tantas conversaciones. Momentos que compartimos con tu deliciosa comida, galletas y el cafecito.

Gracias por lo que en vida nos dimos, compartimos y dijimos con respeto y paciencia. Patrisha, te voy a extrañar, pero también tengo mucha alegría por ti, por tu graduación en este paso de la vida terrenal, como la gran Patsy Lee.

¡¡Hasta algún día, amiga mía, gracias por tu cariño y amistad!!

2 vistas

Entradas Recientes

Ver todo